MENU

Un futuro brillante para el vino inglés

Sparkling future for English wine
9. sep., 2021
Autor Richard Mills, RIM@foss.dk
El vino inglés va viento en popa y los análisis rutinarios desempeñan un papel importante en la construcción de la calidad.

La última vez que FOSS habló con el enólogo Sam Lindo, de los vinos Camel Valley wines, fue a finales de 2008, cuando describió cómo la temporada de cultivo había sido especialmente dura y cómo el rápido análisis del vino le había ayudado a mantener la calidad a pesar de tener que utilizar uvas afectadas por un verano frío y húmedo. Afortunadamente, la temporada 2009 fue mucho más amable, especialmente durante la floración en junio, que es fundamental para un buen año en Inglaterra. "Hemos tenido una cosecha tremenda, al igual que otros productores de toda Inglaterra", afirma Lindo.

 

En la actualidad, hay más de 400 productores en Inglaterra. Aunque no todos son empresas comerciales, la creciente inversión está reforzando los cimientos de la viticultura profesional, mientras que los logros de productores como Camel Valley mantienen el panorama vinícola inglés en el punto de mira internacional. Camel Valley ganó una medalla de oro en la 26ª edición de la  International Wine Challenge (IWC) de 2008 por su vino blanco tranquilo Bacchus y un trofeo que se suma a su ya abultado palmarés. Lindo comenta: "Si pensamos que hay unos 10.000 vinos en todo el mundo, ganar una de las aproximadamente 300 medallas disponibles es algo bastante difícil de conseguir en cualquier parte del mundo, y mucho más en Inglaterra". Francia conservó el primer puesto en el concurso con un total de 49 medallas, seguida de cerca por Australia y Portugal. Pero los vinos ingleses se están poniendo al día rápidamente, ganando un récord de 24 medallas. La medalla de oro de la IWC la ganó Camel Valley en 2005 por su espumoso blanco Brut "Cornwall", el único oro para un vino espumoso concedido a un vino fuera de Champagne.

 

Los premios se ven reflejados en las fuertes ventas, que disipan cualquier duda que algunos puedan tener todavía sobre la credibilidad del vino inglés. Sin embargo, según Lindo, cuestiones como la imagen nunca han sido un problema. El principal reto sigue siendo el número de uvas disponibles. "En los últimos seis o siete años el rendimiento ha mejorado y no está muy lejos de lo que se espera de Nueva Zelanda, así que lo estamos consiguiendo", afirma. Las cifras disponibles en el sector muestran las variaciones interanuales. En 2006 se produjeron más de un millón de botellas de vino blanco de calidad, pero en 2008 se redujo a 444.533. A pesar de las limitaciones en el rendimiento, los viticultores ingleses parecen haber encontrado una fórmula ganadora basada en la producción de vinos de alta calidad y muy codiciados, principalmente blancos y, en particular, espumosos, así como tintos suaves y únicos, todos los cuales adquieren características únicas gracias al clima templado y la temporada de crecimiento fresca. De este modo, los productores como Camel Valley pueden prosperar y permitirse invertir en edificios y equipos de alta calidad para garantizar resultados aún mejores.

 

Izquierda: Bob Lindo con una copa del premiado vino Camel Valley Brut 'Cornwall'. Derecha: Sam Lindo.

 

Tecnología para el seguimiento y la mejora de la calidad 
Un ejemplo de la adopción de nuevas tecnologías es el uso del analizador de vino OenoFoss™ en Camel Valley, donde está firmemente establecido como parte de la producción rutinaria. Al principio hubo algunas dudas sobre la fiabilidad de los resultados con el nuevo instrumento porque no siempre coincidían con los resultados del laboratorio basados en la química húmeda tradicional. Pero resultó que era la química húmeda la que no coincidía. "El problema se debía a que diferentes personas realizaban la química húmeda y obtenían resultados diferentes, mientras que diferentes personas que utilizaban el OenoFoss™ siempre obtenían un resultado coherente", afirma Lindo. Como es tan rápido y fácil de usar y requiere una muestra tan pequeña, el nuevo instrumento también le ha permitido observar la evolución de las uvas tomando muestras cada día. "Eso es algo que nunca habíamos podido hacer, porque para recoger suficiente zumo para las pruebas con la química húmeda, hay que recoger bastantes uvas", dice y añade: "No me di cuenta del potencial de los análisis rutinarios hasta la experiencia de OenoFoss™; con el FOSS, he aprendido mucho más que antes".

 

La experiencia encaja con el enfoque autodidacta de Lindo. Considera que la experiencia práctica es vital para aprender el arte de la elaboración del vino y describe su experiencia laboral en un gran productor de Nueva Zelanda como la más valiosa que ha tenido. Sin embargo, también existe una formación más formal para los enólogos en ciernes. Una unidad especializada del colegio de Plumpton, en el sureste de Inglaterra, ofrece formación en viticultura en una nueva bodega terminada en 2005. El análisis es un aspecto importante del plan de estudios y la universidad está evaluando actualmente un analizador OenoFoss™ para su posible uso en la bodega. Peter Morgan, enólogo y profesor de Plumpton, afirma: "El análisis es vital para los enólogos. Ningún aspirante a viticultor puede esperar elaborar vinos de calidad sin esos conocimientos".  

 

 

Industria en crecimiento
Parece que tanto los graduados de la universidad como los experimentados pueden mirar hacia el futuro. Según la mayoría de los indicios, el clima es cada vez más adecuado para el cultivo de la uva, se ha establecido un animado nicho de mercado y la tecnología moderna promete una mejor gestión de la calidad. Los modestos pastos verdes del sur y el centro de Inglaterra se han convertido en un raro punto de desarrollo constante en una industria global inestable. Lindo es ciertamente optimista y predice un vino aún mejor y un mayor número de buenos productores, lo que hará que se dupliquen los vinos disponibles en tres o cuatro años. Inglaterra podría incluso convertirse en exportadora, ya que los consumidores nacionales no pueden beber el creciente volumen. Su optimismo está bien fundado. Camel Valley acaba de tener su mejor año de ventas. "Los vinos ingleses son una gran alternativa al champán", afirma. "Como hay más gente que se queda en casa para pasar las vacaciones, este año también ha sido bueno para el turismo".

 

Vino Inglés

Hay unos 400 viñedos ingleses que producen alrededor de 2 millones de botellas al año, pero con importantes variaciones anuales según la temporada de cultivo. El mayor viñedo son las 250 hectáreas de la bodega Denbies, en Surrey, a las afueras de Londres.



Blancos: Los vinos blancos ingleses tradicionales suelen tener aromas florales y una acidez alta y refrescante.

Tintos: En otro tiempo se creía que eran imposibles, pero varían de ligeros a suaves e incluso con mucho cuerpo. 

Espumosos: Los vinos espumosos ingleses tienen un gran éxito y algunos ofrecen una seria competencia a los champagnes.

Fuente: The marketing association of the English wine industry

 

Datos del sector

back to top icon
The content is hosted on YouTube.com (Third Party). By showing the content you accept the use of Marketing Cookies on Fossanalytics.com. You can change the settings anytime. To learn more, visit our Cookie Policy.